jueves, 7 de julio de 2011

LOS CRUELES GUERREROS DE TULA, COMEDORES DE CORAZONES DE SUS ENEMIGOS

Los cuatro atlantes/Foto del autor

Uno de los guerreros con su tocado/Foto del autor

Piramide en Tula/Foto del autor

Perspectiva de Tula/Foto del autor

Otro aspecto de los guerreros gigantes/Foto del autor

Columnas y atlantes al atardecer/Foto del autor

Tula, es una ciudad situada a 65 kilómetros de la ciudad de México, sede de una refinería, que cuenta con cerca de 40.000 habitantes. Pero su importancia e interés radica en que fue la capital de la antigua civilización tolteca y famosa por sus ruínas arqueológicas que cuentan con imponentes guerreros de 4,5 metros de altura. Tras la caída de Teotihuacán los toltecas se trasladaron del norte al centro de México y fundaron Tula en el siglo IX y llegó a contar con los mismos habitantes que tiene hoy en día. Fue un reino militarista, con fuerte implantacióin de una cruel brujería religiosa que exigía como dieta habitual los corazones de guerreros sacrificados. Extendieron su influencia por la costa del Golfo, como Tula, y se han encontrado coincidencias con civilizaciones de Tennessee e Illinois, en Estados Unidos. Fue abandonada  en el siglo XIII, seguramente destruída por los chichimecas.
En un paisaje cuidado se encuentran las ruinas de la ciudad. Destaca el juego de pelota, una piramide conocida como el templo de Tlahuizcalpantecuhtli (estrella de la mañana, Venus), y la singularidad de los cuatro atlantes de basalto: guerreros vesridos con tocados, petos y faldellines, con arcos y cuchillos. Es una de las ruínas arqueológicas más interesantes de las muchas que se pueden visitar en los alrededores de la capital mexicana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada